Tipea lo que deseas buscar y luego pulsa Enter:

La educación empieza en casa

Por: Mauro Rey  |  Viernes 26 de Febrero de 2021

La Fundación SÍ lleva adelante un Proyecto de Residencias Universitarias gratuitas para jóvenes de zonas rurales que se ven imposibilitados de costear los estudios de grado una vez terminada la Escuela Secundaria. 
 



“En Santiago del Estero hay chicos que queremos estudiar y no podemos”
, fueron las palabras que Néstor le dijo a Manuel Lozano, presidente de la Fundación Si, y que motivaron a la creación del "Proyecto de Residencias Universitarias para personas de poblados rurales", para quienes se encuentra negada la posibilidad de continuar su educación una vez culminada la Escuela Secundaria. En ese pequeño encuentro durante la presentación del libro “Te invito a creer”, se generó que los voluntarios de la organización pusieran el foco en un grupo de argentinos llenos de deseos de superación, pero sin alguna posibilidad de concretarlo. El  pedido de un joven de quinto año de un colegio agrario, significó el comienzo de un camino que este año, alcanzará los 17 hogares residenciales ubicados en distintos puntos del país. Ese primer paso que dio Néstor permitió que hoy exista una posibilidad para tantos otros estudiantes. Hoy Nestor, logró recibirse de Ingeniero Agrónomo y es coordinador de la residencia en Pergamino, provincia de Buenos Aires.

La ONG SÍ tiene como principal objetivo promover la inclusión social de las personas que viven en los sectores vulnerables de Argentina. Esta es una tarea que llevan a cabo los voluntarios de la Organización, partiendo de un abordaje integral. En los comienzos se trabajó solamente en asistir a personas en situación de calle para luego sumar el Proyecto de residencias universitarias para jóvenes de zonas rurales “Digo SÍ” . Ellos, enfrentan diferentes problemáticas, pero son tres que se consideran fundamentales al momento de abordar la educación de estos jóvenes: la escasez de oportunidades laborales, la distancia entre sus hogares y los centros de estudio y la falta de ingresos económicos para solventar la formación superior. Por este motivo es que las residencias universitarias brindan alojamiento, alimentos y ayuda económica para adquirir el material de estudio, como también asistencia médica, psicológica, psicopedagógica y apoyo a quienes lo necesiten.  "Creemos que este proyecto es un paso para las nuevas generaciones que ven una oportunidad a futuro, en lograr aquello que quieren llegar a ser. Se dan cuenta que no todo está perdido, que existen opciones", nos explica con orgullo la voluntaria y coordinadora del equipo de Comunicación, María de Jesús Espil, sobre la importancia del Proyecto.

La construcción de las viviendas para las residencias responde a dos factores: por un lado, una planificación estratégica y por otro, la suerte. El primero de los motivos se debe a la cantidad de inscriptos cada año en cada sector de la Argentina, y así, saber cuáles son las provincias que requieren estos espacios. Mientras que otra de las opciones es un particular o una empresa, al reconocer la importancia de este Proyecto, quiera involucrarse y participar en el mismo mediante la donación  de una casa o un terreno. Espil insiste en que "nunca se va a rechazar" una donación porque allí podrían vivir chicos que de otra forma "no podrían estudiar". La Residencia en Pergamino próxima a  inaugurarse no estuvo planificada, sino hubiera sido porque una joven  donó la casa de sus padres y ahora 10 jóvenes de distintas provincias van a poder mudarse con la intención de continuar sus estudios.



Cada vez que se proyecta una nueva residencia, voluntarios de la Fundación SÍ recorren todas las Escuelas Secundarias Rurales de la provincia donde se abrirá una nueva casa para comentarles a los alumnos sobre la iniciativa . A mitad de cada año, ellos podrán completar un formulario de inscripción para luego pasar por un proceso de selección riguroso teniendo en cuenta la gran demanda y poca oferta que poseen. De cara a las residencias que van a inaugurarse este año hay más de 1600 postulantes y solo se tienen con 150 lugares, por lo que son demasiados jóvenes quienes se quedan sin la posibilidad de pensar en un futuro mejor. Mientras tanto, ya son 15 los egresados que formaron parte de las residencias universitarias que lleva adelante la Fundación SÍ.

El Proyecto se sostiene gracias a las donaciones que realizan personas e instituciones de manera voluntaria y desinteresada. Las mismas están destinadas a sostener el hospedaje, los alimentos, traslados, materiales de estudio y las clases de apoyo académico que necesitan los jóvenes para realizar una carrera universitaria. Para la coordinadora de Comunicación de la ONG "Poder mantener las trece residencias durante la pandemia, momento en el cual la Fundación SÍ volcó la mayor parte del trabajo a la emergencia alimentaria, y proyectar otras cuatro para el 2021 significó “una carta de confianza” hacia el trabajo que vienen realizando y fue una sorpresa saber que no son los únicos que apuestan a la educación". No solo pudieron mantener los hogares de Santiago del Estero, La Rioja, Catamarca, Salta Neuquén, Rosario, Corrientes, Tucumán, Chaco y Mendoza durante el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio que dispuso el Gobierno Nacional a causa del COVID-19,sino que durante el presente año se inaugurarán establecimientos en Pergamino, Gral. Roca, Santa Fé y una segunda residencia en Córdoba, fruto de la ayuda que particulares y empresas continúan realizando a la Fundación.

Fue durante los primeros años que se expuso una problemática aún mayor que la de acortar distancias y era el nivel académico que los chicos y chicas arrastraban de su educación anterior, claramente esto afectaba la posibilidad de continuar su formación y avanzar en la Universidad. “Creíamos que con el título secundario todos poseían las mismas herramientas y no fue así. Tuvimos que trabajar en cursos de ingresos, apoyar a los estudiantes en técnicas de estudio y brindarles profesores particulares para reforzar conocimientos. Nuestra responsabilidad como organización es no mirar al costado y hacernos cargo en la medida de nuestras posibilidades de esa deuda que hay con quienes terminan la educación media”, nos explica María de Jesús Espil sobre cómo solucionaron aquellos inconvenientes que surgían.



Con la incógnita de qué  pasará durante el 2021, la Fundación SÍ continúa poniendo a punto las residencias universitarias para poder recibir a los alumnos en febrero, sabiendo que se trata de nuevas posibilidades que se les brinda a los 544 jóvenes que forman parte del Proyecto. Ellos podrán continuar  reescribiendo su historia, obtener nuevas herramientas y generar así un contagio positivo en la comunidad de la que forman parte para quebrar el círculo de la pobreza para siempre. Por estos motivos es importante la participación de toda la sociedad para que proyectos de este calibre puedan funcionar y crecer de cara a una educación que brinde cada día más posibilidades a cada estudiante.

Podes colaborar con el Proyecto Residencias Universitarias de Fundación Sí siendo Voluntario o por medio de una donación Te dejamos el link de la Web.

https://fundacionsi.org.ar/

 

Otras notas de esta sección

Formulario de contacto:

(*) Campos requeridos

Iniciar sesión:



Crear cuenta

Crear cuenta:

(*) Campos requeridos

Ir arriba